Razón de ser » De Madrid al cielo   Login

Fue Carlos III (1716-1788) quien dio impulso a Madrid como Villa y Corte, ensanchándola hacia la Puerta de Alcalá y la fuente de la Plaza de Cibeles (1777-1782).

Con ello el mejor alcalde, el Rey, dio continuidad a la calle Alcalá, que arranca desde la Puerta del Sol, y la orientó para recoger los rayos del amanecer del día de San Juan, solsticio de verano. Por el otro lado, el altiplano del Palacio Real y la Almudena domina las vistas del oeste, recogiendo los rayos del atardecer y sus espectaculares puestas de sol sobre el río y la Casa de Campo.

Fue entonces cuando Carlos III, satisfecho por sus mejoras, acuñó la conocida frase: “De Madrid al cielo y, en el cielo, un agujerito para verlo”, lo que muestra la clara visión espacial de una ciudad cuyos valores se aprecian aún mejor a vista de pájaro.

La frase "De Madrid al cielo" caló en el espíritu y la imagen de la ciudad, y es una conocida expresión popular. El "Arco Solar Madrid" quiere ser ese "agujerito para verlo" y disfrutar de la panorámica de la villa.